Cantidad de energía requerida para aumentar la temperatura de un gramo de agua en un  grado Centígrado. Es una unidad utilizada para medir el gasto de calor de un organismo y el contenido energético de los alimentos.