Son el constituyente principal de las células necesarias para el crecimiento, reparación y renovación de los tejidos.